Skip to main content

Plan de Transporte de Servicios Humanos a nivel estatal – Reunión abierta – Tendencias emergentes

La nueva tecnología está cambiando la forma en que las personas acceden a los servicios para atender las necesidades de transporte de los servicios humanos, tales como:

Innovaciones en la prestación de servicios de salud – La tecnología está facilitando a algunas personas el acceso a la atención médica sin salir de sus casas. Los servicios de entrega de medicamentos, las citas médicas a distancia y los kits de diálisis en el hogar permiten a muchas personas acceder a la atención médica que no es de emergencia sin depender del transporte de los servicios humanos.

Acceso a los teléfonos inteligentes y a la banda ancha (broadband) – Más personas están usando teléfonos inteligentes y tienen acceso a un servicio de internet rápido y confiable, facilitando el acceso a programas de transporte de servicios humanos y recursos tecnológicos.

Al frente está un acercamiento de las manos de una persona revisando una ruta de autobús en su celular con un autobús en el fondo.

Sistemas de información en tiempo real – Saber exactamente cuándo llega el próximo autobús, el tren o el servicio de lanzadera hace el transporte más predecible y más fácil de usar.

Un joven viendo su teléfono mientras espera que lo lleven a una parada de RapidRide.

Vehículos autónomos – La conducción autónoma de automóviles puede ser una forma de mejorar la movilidad de las personas que no pueden conducir debido a problemas de la vista, edad o discapacidad. También podrían ser útiles para las empresas de tránsito que tienen dificultades para contratar y retener a conductores y podrían reducir el costo de la prestación de servicios de a pedido. Sin embargo, esta nueva tecnología probablemente traerá consigo mayores costos para los usuarios, lo que podría hacerlos inasequibles para las personas con necesidades especiales de transporte.

Muchos de estos convenientes servicios no están actualmente disponibles para los usuarios más vulnerables de transporte de servicios humanos en nuestro estado. Estas personas pueden no tener acceso a teléfonos inteligentes, acceso a Internet, vivienda estable, o quizá usan otro idioma que no sea el inglés.