Skip to main content

Proyecto de Alivio de Congestión Alrededor de I-5 JBLM, Área de Estudio Sur: Evaluación Ambiental Suplementaria (SEA) y Reunión Pública en Línea – Recursos arqueológicos e históricos

Los proyectos que reciben fondos federales o que están sujetos a una aprobación federal deben cumplir con la Sección 106 de la Ley Nacional de Preservación Histórica (NHPA) de 1966. Esta ley requiere que las agencias federales evalúen los efectos de los proyectos que son financiados o aprobados por el gobierno federal en propiedades históricas y que consulten con las partes interesadas para evitar, minimizar o mitigar los efectos adversos.

JBLM se estableció por primera vez como Camp Lewis en 1917 y varios de los primeros edificios aún existen. El distrito histórico de Fort Lewis Garrison (distrito histórico), ubicado inmediatamente adyacente a la I-5 al norte de la salida 119, es elegible para estar en el Registro Nacional de Lugares Históricos (NRHP) y está incluido en el Registro del Patrimonio de Washington. La Hostess House de la Cruz Roja (Centro de Recursos Familiares), la Oficina de Campo de la Cruz Roja y el Museo del Ejército Lewis/Red Shield Inn son estructuras históricas únicas ubicadas en JBLM junto a la I-5. Los edificios de la Hostess House de la Cruz Roja y las Oficinas de Campo son elegibles para el NRHP, y el Red Shield Inn figura en el NRHP.

El proyecto tendría un impacto permanente en los 3.8 acres del distrito histórico de 494 acres y, de manera temporal, también tendría un impacto en 2.1 acres adicionales. Estos impactos son inevitables porque el borde occidental del distrito histórico tiene contacto con el borde de la I-5 en dirección norte, donde se llevaría a cabo la ampliación. Se planean varias características de diseño para minimizar los impactos en el distrito histórico, las cuales incluyen carriles de circulación ligeramente más estrechos en la I-5, una configuración de cruce compacto, muros de contención en lugar de pendientes de relleno y todas las instalaciones de aguas pluviales ubicadas fuera del distrito histórico. Ningún edificio histórico se verá afectado negativamente por el proyecto. Debido a la cantidad mínima de terreno afectado, el proyecto no disminuiría la importancia o la integridad del distrito histórico o los edificios en JBLM. El proyecto no afectaría negativamente a los recursos históricos.